Con aire

Pruebas de estanqueidad con aire en redes de saneamiento

Se realizan para controlar la posible existencia de filtraciones. Están reguladas por la norma europea EN 1610 y se admite su realización con aire o con agua.

Básicamente consiste en taponar los extremos de un tramo de tubería con obturadores, normalmente entre un pozo y el siguiente. Al menos uno de ellos debe tener un by-pass interior por el que se introduce el aire o el agua de prueba.

Conjunto de obturadores

Para realizar una prueba de estanqueidad en un tramo se necesitan dos obturadores del diámetro adecuado a la tubería a probar. Al menos uno de ellos debe tener by-pass.
Serán necesarios también los elementos para controlar los niveles de presión de la prueba y sus variaciones, los accesorios para introducir el aire o agua en el tramo, así como las mangueras y controladores necesarios para el inflado de los obturadores.
Disponemos de los conjuntos de obturadores y accesorios para diferentes rangos de diámetro de tuberías. Los más habituales serían para tuberías circulares, desde 100mm hasta 1500mm, pero también podemos ofrecer otros tamaños especiales, ovoides, etc.

Prueba de estanqueidad con aire

Se colocan los dos obturadores en el tramo.
En el de by-pass existen dos tomas, una para el llenado de aire mediante un compresor y otra para conectar el equipo de control de la presión, que puede ser un manómetro de precisión o un equipo digital de control y registro.
Se llena el tramo de aire hasta alcanzar la presión de prueba (10-200 mBar) con un tiempo de estabilización de aproximadamente 5 minutos.
El tiempo de prueba efectivo que indica la norma puede variar entre 1,5 y 24 minutos según el tipo de red y de prueba, estableciéndose la pérdida máxima de presión admisible según el caso.

Descargar catálogo

    Pruebas de estanqueidad con aire en redes de saneamiento